emb_italia
Julián Isaías Rodríguez Díaz recita poema social "FAUSTINO EL HACHERO" PDF Imprimir E-mail
Escrito por Prensa Embajada   
Jueves, 12 de Febrero de 2015 13:46

 

Julián Isaías Rodríguez Díaz recita poema social "FAUSTINO EL HACHERO" donde se denuncia el trato al pueblo indígena y defiende los de derechos del mismos.

FAUSTINO EL HACHERO
Julio Gutiérrez Martín

Faustino era hachero pa' ese entonces

Se le veía llegar de su trabajo
Y con el resto e' juerza que guardaba
Ir poco a poco levantando el rancho

A su lao
Secándole sudores andaba su Jacinta
Moza buena con la que iba a emplumar su nido e' barro

Regao por el sudor de aquel cansancio
El barro fue creciendo y un verano...
Faustino y Jacinta conocieron
La dicha de sentirse P-O-P-I-E-T-A-R-I-O-S

Una migaja e' suerte que al cielo agradecieron
Logró el milagro de hacerlos olvidar que en cualquier parte
El pobre nunca es dueño sino ESCLAVO

Pasó el tiempo... el hacha de Faustino
Ya le andaba pesando entre las manos
Cambiaron capataz en el obraje
Y el nuevo, pa cumplir, tuvo que echarlo

¿Y aura? ¿A dónde voy?
A los 60 años Dios no hace milagros

De hacha al hombro... volvió...
Jacinta... es duro lo que te voy a decí,
¿Sabes? ¡Me echaron...!
El obraje precisa gente nueva y dicen que estoy viejo
Pa'l trabajo

Su mujer Lo miró muy dulcemente...
¡Y... bueno...al fin y al cabo
Ya ha talao mucho monte...

¡Sería cosa e' Dios que andaría viendo
Que está por apretalo algún quebrácho...!

¡Será cosa e Dios...! ¿Pero aura que hago?
¿Adónde voy... que me quieran con mis años?

¿A dónde va...? Yo lo quiero ¿No le alcanza...?
¡Ricuerde que al alzar estas paredes... yo apenitas le ayudaba...
Aura me ayuda usté y emparejamos!

¡Jacinta era guapa desde chica, pero nunca lo fue tanto...!
Faustino iba a buscarle ropa al pueblo
Y ella arqueaba su lomo trabajando
Hasta que el sol le oscurecía el arroyo...

Recién se daba cuenta del cansancio
Cuando volvía a su casa
Con el montón de ropa entre los brazos

Así fueron peleando a la miseria
Hasta que un día el reuma le manió los brazos...
Cayó en cama... y seguro...
La tristeza debió haberla ahogao dentro del rancho

La cosa fue que una tarde entró a dormir
Y el sueño se hizo eterno... de tan largo...

¡Nunca se sintió más solo el pobre hachero
Que aquella tarde en que anudó dos palos
Y los clavó pa' siempre
En el mero sitio donde durmió Jacinta su cansancio!

Después... vino el asunto del camino...

No había pasa'o un tiempo en que la soledad y la miseria
Habían hecho del viejo un pobre andrajo
Cuando una tarde cayeron unos señores mostrando planos De un proyecto de camino
que pasaba justo por donde estaba el rancho...

¿Volteálo, dice, ¡No pueee see...
Mucho ha costao alzalo...!

¿Cómo? ¿Qué lo manda el gubierno...?
¡Y que hay, señor... que es mío...
Yo mismo he levantao estas paredes con mis manos!

¡Si... pero el terreno no era suyo!
¡No era de naide, señor, en ese entonces...!

¡Se equivoca mi amigo, tenía dueño,
Se llama "Don Fisco" El propietario!
¡El gobierno ha mandado a abrir caminos
Y su rancho va andarnos estorbando!

¡Pero es que toda mi raza ha nacío
Y ha muerto en estos campos!
¡No me pue' echa´ así nomás... sin darme un lugarcito Donde pueda viví como cristiano!

Usted es leído, señor, no es plata lo que ando precisando
Solo me queda este rancho...Y adentro están
Los huesos sagraos de mi Jacinta
¡Deme, por Dios, un lugarcito donde pueda enterrálos!

En vano fue el pedido
En estos casos no hay que pensar en Dios
Sino en el diablo

¡De llevarnos por la queja de estos indios
No acabaríamos jamás este trabajo!
¡Yo comprendo mi amigo pero la ley exige
y hay que cumplir lo que ordena...

Eso sí... todavía
Tiene quince días de plazo para que arregle sus cosas...
Y nos entregue el rancho...!

¿Cómo? ¿Quince días?
¿Quince días para desmontá un rancho?
¡Es mucho tiempo señor...
Lo que tengo que hacer
Lo hago en un rato!

Faustino entró a su rancho y en segundos
Salió Hacha en mano...

¡En mis tiempos fui hachero! ¡Y de los buenos...!
¡Dispués fui un estorbo en el obraje
Y me echaron...

La misma cosa que ahora
Indio y viejo son estorbos
Pero creo que el oficio de hachero me va a serví pa' algo...

El hacha revoleada de Faustino hizo pedazos
Las paredes añosas y sufridas de su nido de barro
Después, Jadeante... removió aquel montón de tierra
Hasta dar con un montón de huesos blancos
Que Envolvió en su poncho...

¡Y yo me voy también
pa' no estorbálo!
¡Dígale al señor Fisco que disculpe...
Que los indios de mi tierra no olvidamos
Que hemos perdío los derechos de viví aquí como cristianos!

Suelen contar los viejos hacheros...
Que aún oyen a Faustino por entre el monte
Gritando y riendo como un loco

¡JA, JA, JAAA
JAA, JAA, JAA
¡El gubierno precisa gente nueva
JAA, JAA, JAAAA
Don Fisco es el propietario...!

¡Juyan! ¡Juyan! ¡Juyan ¡Pa' onde no lleguen los caminos!
¡Juyan, que ni los muertos están a salvo!

¡JA, JAA, JAAA!
¡Miren! ¡Miren! ¡Estos son los huesos de mi Jacinta!
¡Tengo que andar con ellos... Tengo que andar con ellos en la mano
Porque no tengo tierra...Porque no tengo tierra
Pa' enterrálos
¡JAA, JAAA, JAAAA
JAAA, JAAAA, JAAAAA!

Normal 0 14 false false false IT X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

FAUSTINO EL HACHERO

                                                                 Julio Gutiérrez Martín

 

Faustino era hachero pa’ ese entonces

 

Se le veía llegar de su trabajo

Y con el resto e’ juerza que guardaba

Ir poco a poco levantando el rancho

 

A su lao

Secándole sudores andaba su Jacinta

Moza buena con la que iba a emplumar su nido e’ barro

 

Regao por el sudor de aquel cansancio

El barro fue creciendo y un verano…

Faustino y Jacinta conocieron

La dicha de sentirse P-O-P-I-E-T-A-R-I-O-S

 

Una migaja e’ suerte que al cielo agradecieron

Logró el milagro de hacerlos olvidar que en cualquier parte

El pobre nunca es dueño sino ESCLAVO

 

Pasó el tiempo… el hacha de Faustino

Ya le andaba pesando entre las manos

Cambiaron capataz en el obraje

Y el nuevo, pa cumplir, tuvo que echarlo

 

¿Y aura? ¿A dónde voy?

A los 60 años Dios no hace milagros

 

De hacha al hombro… volvió…

Jacinta… es duro lo que te voy a decí,

¿Sabes? ¡Me echaron…!

El obraje precisa gente nueva y dicen que estoy viejo

Pa’l trabajo

 

Su mujer Lo miró muy dulcemente…

¡Y… bueno…al fin y al cabo

Ya ha talao  mucho monte…

 

¡Sería cosa e’ Dios que andaría viendo

Que está por apretalo algún quebrácho…!

 

¡Será cosa e Dios…! ¿Pero aura que hago?

¿Adónde voy… que me quieran con mis años?

 

¿A dónde va…? Yo lo quiero ¿No le alcanza…?

¡Ricuerde que al alzar estas paredes… yo apenitas le ayudaba…

Aura me ayuda usté y emparejamos!

 

¡Jacinta era guapa desde chica, pero nunca lo fue tanto…!

Faustino iba a buscarle ropa al pueblo

Y ella arqueaba su lomo trabajando

Hasta que el sol le oscurecía el arroyo…

 

Recién se daba cuenta del cansancio

Cuando volvía a su casa

Con el montón de ropa entre los brazos

 

Así fueron peleando a la miseria

Hasta que un día el reuma le manió los brazos…

Cayó en cama… y seguro…

La tristeza debió haberla ahogao dentro del rancho

 

La cosa fue que una tarde entró a dormir

Y el sueño se hizo eterno… de tan largo…

 

¡Nunca se sintió más solo el pobre hachero

Que aquella tarde en que anudó dos palos

Y los clavó pa’ siempre

En el mero sitio donde durmió Jacinta su cansancio!

 

Después… vino el asunto del camino…

 

No había pasa’o un tiempo en que la soledad y la miseria

Habían hecho del viejo un pobre andrajo

Cuando una tarde cayeron unos señores mostrando planos De un proyecto de camino

que pasaba justo por donde estaba el rancho…

 

 

¿Volteálo, dice, ¡No pueee see…

Mucho ha costao alzalo…!

 

¿Cómo? ¿Qué lo manda el gubierno…?

¡Y que hay, señor… que es mío…

Yo mismo he levantao estas paredes con mis manos!

 

¡Si… pero el terreno no era suyo!

¡No era de naide, señor, en ese entonces…!

 

¡Se equivoca mi amigo, tenía dueño,

Se llama “Don Fisco” El propietario!

¡El gobierno ha mandado a abrir caminos

Y su rancho va andarnos estorbando!

 

¡Pero es que toda mi raza ha nacío

Y ha muerto en estos campos!

¡No me pue’ echa´ así nomás… sin darme un lugarcito Donde pueda viví como cristiano!

 

Usted es leído, señor, no es plata lo que ando precisando

Solo me queda este rancho…Y adentro están

Los huesos sagraos de mi Jacinta

¡Deme, por Dios, un lugarcito donde pueda enterrálos!

 

En vano fue el pedido

En estos casos no hay que pensar en Dios

Sino en el diablo

 

¡De llevarnos por la queja de estos indios

No acabaríamos jamás este trabajo!

¡Yo comprendo mi amigo pero la ley exige

y hay que cumplir lo que ordena…

 

Eso sí… todavía

Tiene quince días de plazo para que arregle sus cosas…

Y nos entregue el rancho…!

 

 

¿Cómo? ¿Quince días?

¿Quince días para desmontá un rancho?

¡Es mucho tiempo señor…

Lo que tengo que hacer

Lo hago en un rato!

 

Faustino entró a su rancho y en segundos

Salió Hacha en mano…

 

¡En mis tiempos fui hachero! ¡Y de los buenos…!

¡Dispués fui un estorbo en el obraje

Y me echaron…

 

La misma cosa que ahora

Indio y viejo son estorbos

Pero creo que el oficio de hachero me va a serví pa’ algo…

 

El hacha revoleada de Faustino hizo pedazos

Las paredes añosas y sufridas de su nido de barro

Después, Jadeante… removió aquel montón de tierra

Hasta dar con un montón de huesos blancos

Que Envolvió en su poncho…

 

¡Y yo me voy también

 pa’ no estorbálo!

¡Dígale al señor Fisco que disculpe…

Que los indios de mi tierra no olvidamos

Que hemos perdío los derechos de viví aquí como cristianos!

 

Suelen contar los viejos hacheros…

Que aún oyen a Faustino por entre el monte

Gritando y riendo como un loco

 

¡JA, JA, JAAA

JAA, JAA, JAA

¡El gubierno precisa gente nueva

JAA, JAA, JAAAA

Don Fisco es el propietario…!

 

 

 

 

¡Juyan! ¡Juyan! ¡Juyan ¡Pa’ onde no lleguen los caminos!

¡Juyan, que ni los muertos están a salvo!

 

¡JA, JAA, JAAA!

¡Miren! ¡Miren! ¡Estos son los huesos de mi Jacinta!

¡Tengo que andar con ellos… Tengo que andar con ellos en la mano

Porque no tengo tierra…Porque no tengo tierra

Pa’ enterrálos

¡JAA, JAAA, JAAAA

JAAA, JAAAA, JAAAAA!

 

Última actualización el Jueves, 12 de Febrero de 2015 14:08
 

Otras Noticias

boton embajador DE POEMA1