emb_italia
Intervención - 28 de enero de 2015 / Mediatrends América - Europa / Foro América Latina:/ "El Banco Mundial: alerta del frenazo económico en América Latina" PDF Imprimir E-mail
Escrito por Embaveneit   
Viernes, 30 de Enero de 2015 16:39

20150128 101256 resized 1

En su informe del 10 de octubre de 2014 el FMI informa la desaceleración económica en Brasil Chile, Perú, Argentina y Venezuela; un moderado crecimiento en México, Colombia, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Centroamérica.Debo referirme en este análisis solo a Venezuela. Pues bien, el FMI informa que el 2012 crecimos 5.6%; en el 2013 decrecimos al 1.3%; terminamos 2014 con -3% y se prevé para el 2015 una contracción del -1%.

Vivimos un mundo volátil: el petróleo se desploma y sube el precio del gas; el euro se devalúa y el dólar se fortalece; la riqueza aumenta, pero la desigualdad también aumenta; el empleo se incrementa y las condiciones laborales empeoran; el consumo se intensifica y el endeudamiento se profundiza.

Pocos toman en cuenta que la actual inestabilidad económica viene desde 1997. Los bancos convirtieron "las deudas cobrables" en activos financieros. "Los bonos de riesgo" produjeron ganancias desmedidas. Todo estuvo bien hasta que a alguien se le ocurrió incorporar "deudas incobrables" al paquete financiero. Fue así como nació la "burbuja inmobiliaria". Y fue así como los bancos de los EE UU en el 2008 exportaron su crisis y la hicieron internacional.

Los precios del petróleo bajaron en el 2009 y la economía venezolana se contrajo un 3.2%. La caída de los precios del petróleo explica en buena medida la desaceleración de Venezuela. Un tercio de la economía de Venezuela depende de sus exportaciones petroleras. En 2014 estos precios han caído de 100$ a 40$.

Adicionalmente el sector privado en Venezuela no es igual al de otros países latinoamericanos. Está también acostumbrado a vivir del petróleo. Ese sector es quien consume más dólares de reserva. Empresas Polar, por Ej., importa toda su materia prima; no siembra, ni desarrolla políticas agroalimentarias.

Pero aún más, ante una oferta alternativa de sociedad política distinta buena parte de estas empresas se han dedicado al sabotaje, al acaparamiento, la escasez y a oponerse a toda iniciativa de desarrollo del país.

Si a ello agregamos una cultura poco autóctona, inducida por el coloniaje petrolero y el astronómico margen de ganancia del sector importador (entre 500 y 1000%), aumentado por el acaparamiento, la escasez y el contrabando, no podemos menos que concluir que la "guerra económica" no es un invento sino una realidad nacional e internacional contra Venezuela.

Por otra parte, no olvidemos que China pasó en 2014, de ser el gran consumidor en Latinoamérica a ser ahora el gran inversor en el desarrollo de la región; y su decrecimiento, así como el decaimiento comercial con Europa, forman parte de esa crisis de desaceleración en América Latina y, por supuesto, de Venezuela.

Finalmente debemos decir que la crítica a nuestra economía debe hacerse con instrumentos que concuerden con nuestros objetivos socio-políticos y no con los solos objetivos económicos del FMI. Nuestro objetivo no es solo la ganancia voraz, sino también la deuda social y nuestra soberanía. Estas circunstancias deben igualmente tomarse en cuenta para evaluarnos.

En este sentido, son evidentes los esfuerzos de América Latina destinados a construir un mercado regional para emanciparnos de la dependencia internacional. Tal vez, la solidez del proyecto de integración regional latinoamericano es lo que genere mayor preocupación al FMI y al BM. No se nos puede limitar a una evaluación técnica. Hay índices cualitativos como el coeficiente Gini, la redistribución de la riqueza, el empleo, los niveles de instrucción y educación entre otros que son avances sociales de América Latina y en especial de Venezuela. La evaluación debe ser también con estos elementos que no toma en cuenta el gobierno plutocrático del FMI.

 

 

 

 

Última actualización el Viernes, 30 de Enero de 2015 19:20
 

Otras Noticias

boton embajador DE POEMA1