emb_italia
El tándem golpista contra Venezuela PDF Imprimir E-mail
Escrito por MPPRE   
Viernes, 11 de Agosto de 2017 13:41

274

Los últimos días han sido de grandes novedades en relación a la República Bolivariana de Venezuela, desde lo que el propio pueblo bolivariano está construyendo a paso firme, hasta la andanada de agresiones imperiales e injerencistas cometidas contra ese mismo pueblo por parte de Estados Unidos y sus lacayos. (Versión en italiano)

De lo que deberíamos estar hablando

El pasado viernes 4 de agosto se instaló la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) elegida el pasado 30 de julio por más de ocho millones de ciudadanas y ciudadanos que -a pesar de las múltiples amenazas recibidas desde la derecha fascista venezolana- decidió salir a manifestar su respaldo a esta iniciativa del presidente Nicolás Maduro que busca destrabar la difícil situación que se produjo cuando la derecha golpista tomó el control mayoritario de la Asamblea Nacional en enero de 2016.

El pueblo votó por diálogo, por paz, por justicia, pero también por aceleración y avance en las transformaciones que el país requiere para conquistar la añorada sociedad de iguales. Para el análisis sobre qué fue lo que sucedió el domingo 30 de julio, recomiendo el estupendo artículo "Mapa de la derrota opositora en Venezuela", del periodista argentino residente en Venezuela Marco Teruggi (ver en goo.gl/L7SPD3).

La ANC entendió esa demanda del pueblo venezolano y tomó algunas decisiones importantes decisiones que apuntan en ese sentido: eligió por aclamación a Delcy Rodríguez como Presidenta de ese organismo; conformó una Comisión por la Verdad que analice todos los sucesos de violencia política ocurridos en los últimos meses y decretó las normas de convivencia con todo el resto de los Poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano, este último integrado por el Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo y la Contraloría General de la República).

El máximo organismo del poder originario del pueblo, también resolvió destituir a la Fiscal General Luisa Ortega Díaz y designar en su lugar de forma interina al Defensor del Pueblo Tareck William Saab, en tanto el Tribunal Supremo de Justicia enjuicia a la ex funcionaria por obstrucción de la justicia.

Así mismo, brindó su solidaridad al Ministerio del Poder Popular para la Defensa y a los integrantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que repelieron la acción de propaganda armada que un sector del terrorismo fascista realizó en la madrugada del pasado domingo 6 de agosto en las instalaciones del fuerte Paramacay, sede de la 41a. Brigada Blindada (ver "En claves: Ataque terrorista en el Fuerte Paramacay, Venezuela" goo.gl/8sSS6e).

La ANC se reunió también con el Consejo Nacional de Economía Productiva para evaluar las medidas que se requieren de forma urgente para superar las dificultades económicas ocasionadas por la guerra económica y la sostenida baja de los precios petroleros, así como para sentar las bases de una economía posrentista.

Por su parte, la Comisión de Relaciones Internacionales del organismo sostuvo un encuentro con el Ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, con quien se acordó el diseño y puesta en marcha de un plan estratégico internacional, para la defensa de la Patria Bolivariana y la difusión de la verdad sobre lo que ocurre en Venezuela en el mundo entero.

De todo esto deberíamos estar hablando, así como de que desde la elección de la ANC las guarimbas terroristas sintieron el golpe de los votos y la decisión mayoritaria del pueblo y la paz se instaló en Venezuela.

O deberíamos mencionar también cómo la oposición terminó aceptando el juego democrático e inscribiendo candidatos para las elecciones regionales que se realizarán en diciembre de este año, incluso por los sectores más radicales de la derecha fascista, como el grupo Voluntad Popular del delincuente Leopoldo López.

Y sin embargo debemos hablar sobre otras cosas

En un perfecto tándem (esas bicicletas que tienen dos sillas y dos juegos de pedales), el imperialismo norteamericano -así como algunos personajes, organismos y gobiernos lacayos- al ver que sus acólitos venezolanos dejaron de pedalear para tumbar al Gobierno legítimo de Nicolás Maduro, decidió dar una gigantesca ofensiva en contra de Venezuela.

Primero fue la reiteración de sanciones por parte del gobierno de Estados Unidos contra funcionarios venezolanos, a las que se sumaron -como si fueran sucursales norteamericanas- algunos gobiernos de América Latina como el de Colombia, México y Perú.

Luego, a instancias de las "democracias" más cuestionadas de la región, como la de Brasil, Paraguay y Argentina, un autoproclamado grupo de "Estados signatarios" del Mercosur decidió ilegítimamente separar a Venezuela de ese organismo (ver la resolución en goo.gl/w7j1wP) en un documento en la que en ninguno de sus considerandos se indica algún motivo concreto para la adopción de esa decisión, con excepción de una no explicitada "ruptura del orden democrático".

Lo único que se puede inferir son las "advertencias" que ese organismo realizó en caso de que Venezuela realizara la convocatoria a votar la ANC, elemento que es de absoluta definición interna del país y sobre el que no puede haber ninguna injerencia.

Los propios protagonistas de este insuceso reconocieron las enormes presiones y chantajes económicos que precedieron esa decisión. Los respectivos pueblos de los países que se sumaron a este coro de agresiones dirigido por Estados Unidos se encargarán de juzgar estos hechos. Mientras tanto, Venezuela seguirá su camino.

En la Unión Europea, en tanto no se logró por parte de los gobiernos más derechistas del continente una condena a Venezuela por parte del bloque, su comisionada para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad se despachó con una sarta de declaraciones injerencistas que no hacen más que hacer patente lo que desde hace tiempo denuncian los movimientos populares del Viejo Continente: que el fantasma de Venezuela es agitado (como antes fuera el de la Unión Soviética) por quienes pretenden ahogar las propias dificultades de un continente que acumula desigualdades a pasos agigantados.

Más adelante, ante la imposibilidad reiterada de lograr sanciones contra Venezuela en el marco de la OEA, la Unasur, la Celac, la ONU y todo el resto del sistema de organismos internacionales, el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski convocó una casi increíble reunión en Lima para discutir la situación de Venezuela.

El gobierno del banquero-presidente -y también ciudadano de los Estados Unidos- logró que solamente doce países (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y el propio Perú) de los 17 que asistieron a la cita adoptaran una delirante declaración que se puede leer en goo.gl/8QiRGt y que pone al descubierto no solamente la "mano peluda" de Estados Unidos, sino la estrategia de marcarle el camino a la alicaída oposición de derecha venezolana.

En simultáneo con el estrambótico aquelarre de Lima, en Caracas se realizó la VI Reunión Extraordinaria del Consejo Político del ALBA-TCP (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos) en el que se adoptó una declaración (que se puede leer en goo.gl/o5MP74) en la que se reafirma el apoyo y solidaridad del organismo a la República Bolivariana de Venezuela ante la política injerencista que mantiene el Gobierno de Estados Unidos.

Los países del ALBA-TCP reiteraron que las sanciones económicas de carácter unilateral impuestas contra el pueblo venezolano constituyen una clara violación del derecho internacional, de los derechos humanos y una inaceptable aplicación intervencionista por parte de ese país.

En los mismos días, Rusia, China, India, Irán, la Comunidad de Estados del Caribe (Caricom), así como el Movimiento de Países no Alineados y otros se pronunciaron exigiendo respeto a las decisiones soberanas del pueblo venezolano.

Durante su intervención en el cierre de la reunión del ALBA realizada en Caracas, el presidente Nicolás Maduro propuso a todos los países de la región (incluyendo a los que han encabezado la ofensiva contra Venezuela) iniciar un diálogo por el respeto de la soberanía del país, así como restituir las normas del derecho internacional y los principios de la carta fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

"Estoy listo para defender a Venezuela frente al mundo (...) quieren revertir el camino de América Latina, la fuerza emancipadora de la CELAC, quieren imponernos la fuerza esclavizadora de la OEA; no han podido, ni podrán con Venezuela", señaló Maduro en la ocasión.

Última actualización el Miércoles, 16 de Agosto de 2017 13:45
 

Otras Noticias